La L-carnitina es una sustancia que transforma la grasa en energía, por lo que en el campo de la suplementación deportiva, resulta muy útil para quemar la grasa acumulada y evitar que se acumule la ingerida con los alimentos. Asimismo, también lo es como fuente de energía.

Recientemente, investigadores de la Universidad escocesa de Stirling, han demostrado que la suplementación con L-carnitina puede ayudar a mejorar la forma en que el organismo asimila la glucosa, especialmente en el caso de individuos delgados. Obtuvieron estas conclusiones a partir de un estudio de 14 días de duración, consistente en administrar una dosis de 3 g de L-carnitina con las comidas diarias a un grupo de 16 hombres y, posteriomente, realizarles una Prueba Oral de Tolerancia a la Glucosa (OGTT, en sus siglas en inglés). Esta consiste en la administración 75 g de glucosa, para, transcurridos 30 minutos, medir sus efectos.

Los resultados desvelaron unos niveles de azúcar en sangre significativamente menores en los individuos delgados suplementados con L-carnitina.

Se trata de una nueva propiedad atribuible a la L-carnitina, sustancia que, junto a las ya apuntadas, también ha demostrado aportar beneficios a nivel cardiovascular o como antioxidante.